viernes, 10 de octubre de 2014

CASA DE GUARDIA, MONUMENTO URBANO DE MÁLAGA


¿Somos demasiado esnobs los malagueños?

Aunque la antigüedad de la ciudad se cuenta en milenios y podemos presumir de ser una de las primeras ciudades del occidente de Europa, evidenciamos antipatía y desapego contra todo lo que tenga más de quince o veinte años de existencia. Somos así de autodestructivos y así nos ha ido, y así nos va.


Durante la generación anterior había en Málaga varias cadenas de tabernas donde se reunían los jóvenes a la hora del aperitivo. Resultaba curioso ver las animadas tertulias de adolescentes vocingleros sentados, mientras la barra se llenaba de adultos. Por aquel entonces, circulaban por la ciudad vieja personajes muy característicos, que se convertían en celebridades por su originalidad o por su locura. Ahora ya no existe esta clase de personajes pero, tampoco las cadenas de tabernas. Las Raya desaparecieron, de Quitapenas sólo sabemos de una, la del Palo. La Casa de Guardia resiste y lleva haciéndolo bastante más de un siglo, en los bajos de la embajada de la junta en la Alameda. A veces, las modas perjudican gravemente la salud, como la de darles a comer a los niños hamburguesas y pizzas SOLAMENTE. Tomar cerveza como aperitivo no es muy saludable; ir a comer con el estómago lleno y hasta repleto, no es recomendable. Curiosamente, y para sorpresa de muchos, el vino málaga es un aperitivo formidable: Hagan la prueba, tómense una copita media hora antes del almuerzo… y cuéntenos qué sienten al sentarse a la mesa.

 

La Casa de Guardia resiste, y tenemos que preguntarnos hasta cuándo. Nunca se ven jóvenes en esa barra decimonónica, sólo adultos y algún turista bien informado. En ciudades menos acomplejadas y más orgullosas que Málaga, la Casa de Guardia sería reconocida como una especie de monumento urbano.
Málaga se mueve
CLUB BELLAS ARTES MÁLAGA
Twitter: @malagaporsi
Participa  malagapuede@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada