miércoles, 22 de agosto de 2012

Errores en la base de datos de la JUNTA provocan numerosas quejas por el copago

El desfase se debe en muchos casos a que la información aportada por la Agencia Tributaria corresponde a 2010


El copago de las medicinas por parte de los pensionistas sigue generando polémica. Errores en la base de datos cruzados del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) y de la Agencia Tributaria provocan que haya jubilados que estén pagando más dinero del que tendrían que abonar. Esa circunstancia ha suscitado numerosas quejas por parte de los afectados, según han denunciado a este periódico algunas de las personas que se han visto perjudicadas por esas anomalías.
Al ser incorrectos los datos económicos que aparecen en la tarjeta sanitaria de esos usuarios, los farmacéuticos les cobran más de lo que realmente deberían pagar. Los pensionistas sufragan el 10 por ciento de los medicamentos, con un tope mensual de 8, 18 o 60 euros, en función de sus ingresos anuales. También sufren esos fallos trabajadores en activo, cuyos datos de ingresos tampoco son los pertinentes.
Fuentes de la Delegación Provincial de Salud dijeron ayer a este periódico que la información aportada por la Agencia Tributaria corresponde a 2010, hecho que favorece que se produzcan inexactitudes que originan molestias a los ciudadanos. La Consejería de Salud, para tratar de dar una solución a esas anomalías, dispone de un formulario para que las personas afectadas reclamen su situación de aseguramiento o copago ante el INSS. El documento se encuentra disponible en los centros de salud y en las páginas web de la consejería y del SAS.
Reclamaciones
Desde de la entrada en vigor del copago para los pensionistas, el pasado 1 de julio, se han puesto de manifiesto numerosas situaciones de desacuerdo expresadas por la ciudadanía. Con el fin de resolver las discrepancias que están surgiendo entre los datos que figuran en determinadas tarjetas sanitarias y la situación real, el INSS, a petición de la Consejería de Salud, ha creado un instrumento de reclamación y subsanación de posibles errores o desactualizaciones.
Se trata de un formulario que permite al usuario exponer el error o desacuerdo en el tipo de aportación farmacéutica asignado o en el tipo de aseguramiento, así como clarificar la situación en la que manifiesta estar: trabajador en situación de alta o asimilada a la de alta; pensionista de la Seguridad Social; desempleado cobrando prestación o subsidio; perceptor de prestación periódica de la Seguridad Social; trabajador que agotó la prestación por desempleo y permanece desempleado; trabajador que agotó el subsidio por desempleo y permanece desempleado; persona que reside en España y no supera el límite de rentas establecido, o persona que tiene suscrito un convenio especial de asistencia sanitaria.
Una vez completado, el documento debe presentarse en cualquier registro oficial (ayuntamientos, Diputación, cualquier registro de la Junta de Andalucía o de la Universidad) desde donde lo enviarán al Instituto Nacional de la Seguridad Social para que sea este organismo el que tramite las modificaciones pertinentes, ya que este procedimiento es competencia exclusiva del Gobierno central, señalaron fuentes de Salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada