lunes, 13 de agosto de 2012

NINGUNO DE LOS EDIFICIOS DEL FALLIDO PALMERAL PARECE SUFICIENTEMENTE GRANDE PARA UN MUSEO DEL MAR EN MÁLAGA.



Diario Sur del 13-8-2012:
El Aula del Mar se trasladará al muelle 2 del puerto tras la feria


NINGUNO DE LOS EDIFICIOS DEL FALLIDO PALMERAL PARECE SUFICIENTEMENTE
GRANDE PARA UN MUSEO DEL MAR EN MÁLAGA.

Siempre se ha dicho que Málaga "vive de espaldas al mar". Hay que
señalar que ese prejuicio sólo es válido a partir del último tercio del siglo XIX.

Málaga nació por su situación marina. El abrigo natural (entonces, un
estrecho saliente natural donde ahora está el paseo de la Farola), los
búsanos y, más tarde, el garum fueron las razones de su origen y crecimieento,
existencia y continuidad. Hasta las celebradas vendejas (colas de
barco esperando entrar al puerto y los masivos cargamentos de vino y
pasas), la actividad del puerto de Málaga ha sido constante durante
casi 3.000 años... hasta que nos barrió la filoxera.

Otros lugares, como La Rioja y Burdeos, se recuperaron de la filoxera,
pero Málaga se dejó precipitar por el sumidero de la historia, porque experimentábamos una economía de explotación colonial por parte de inmigrantes riojanos..

Ni Dostoyevsky, ni Tolstoy ni Mann, que nombraron elogiosamente el vino Málaga en
sus obras, fueron razón para que intentásemos recuperarnos de la
filoxera y de los bosques arrasados por Heredia para una
injustificada industria del acero.

Málaga continúa aho9ra sin recuperarse de aquellos temporales de la historia.
Mucho menos, de los del mar.

Desde que Napoleón incendiara la ciudad y despareciera "la más bella
ciudad de las Españas", no hemos intentado reinstalarnos en la
historia. Lo definitivo fue el hervidero creativo y solidario de Málaga durante los 7 meses
de permanencia en el bando republicano durante la guerra. Largo
Caballero nos entregó gratis a Franco, y la represión posterior
acobardó tanto a la población, que Málaga se volvió pasiva, indolente,
temerosa y asustadiza. Tanto, que ni siquiera se opuso a ser
englobada en los dominios del imperialismo Sevillano.

EL AULA DEL MAR tan chiquitín es un metáfora de la indolencia-miedo de la
Málaga contemporánea. Como la catedral inconclusa, o la inexistente
Alameda del Guadalmedina, o el parque abandonado de La Virreina. Por
todas partes encontramos razones para el refrán "malagueño es el peine
pa que no peine".

SI MÁLAGA NO COMPRENDE PRONTO LO QUE PERDIÓ CUANDO SE INAUGURÓ LA
JUNTA DE LOS SEVILLANOS, DESAPARECEREMOS COMO METRÓPOLI.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada