domingo, 6 de enero de 2013

LUCES Y MISERIAS DE LA PERSONALIDAD MALAGUEÑA


LUCES Y MISERIAS DE LA PERSONALIDAD MALAGUEÑA

La personalidad de los malagueños exhibe muy obviamente sus condicionantes históricos, tantos los antiguos como los más recientes.

 

Debemos comenzar recordando que la ciudad capital de Málaga no tiene antecesores de más de 500 años. Fernando el Católico, tan católico él, se vengó a fondo de los malagueños que se resistieron  más tiempo del que él esperaba. Por ello, los castigó a que cada uno de los 11.000 capitalinos de entonces le entregase una carretada de oro. Vencido el corto plazo que él les dio, y aunque los musulmanes de entonces recurrieron a sus parientes del norte de África, no consiguieron reunir a tiempo el oro que Fernando les exigía. Reunieron más de la mitad, pero eso no satisfizo a Fernando, que se vengó de toda Málaga vendiendo a los 11.000 como esclavos en Nápoles. Desertizada por completo la capital, Fernando y sus sucesores debieron traer colonos, principalmente de

Galicia, Asturias, Cantabria y La Rioja.

 

Por ello, los malagueños contemporáneos nos parecemos tan poco a nuestros vecinos. Aquí no se cumple el tópico de la mujer morena”, porque todo el mundo es castaño o rubio. Ni fisonómica ni psicológicamente, no nos parecemos a cordobeses, sevillanos o granadinos.

 

ESTE ES EL MÁS ANTIGUO DE NUESTROS CONDICIONANTES.

 

Más recientemente, debemos contar con los efectos de la Guerra Civil y, sobre todo, de la represión franquista.

 

Seguiré escribiendo sobre este tema…

 

Escribe a malagapuede@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada