sábado, 6 de julio de 2013

EL AYUNTAMIENTO DE MÁLAGA ES CENTRO/MINIMALISTA.




Pero también lo es la Málaga tradicional.

El ayuntamiento de Málaga considera centro la calle Larios, placita de la Constitución y las calles aledañas. Así es también como lo ven los comerciantes antiguos e, inclusive, los periodistas, que se supone que son personas mejor informadas y superiores observadores de la realidad.

Cuando yo ejercía de periodista en Málaga, y el proyecto de los muelles 1 y 2 parecía una realización inmediata, pregunté a un comerciante de calle Compañía qué opinaba sobre que el centro consiguiera ese atractivo. Me respondió "Eso está mu lejos"

Málaga es una ciudad que, hasta la hostilidad manifiesta de la junta de los sevillanos, poseía una vitalidad expansiva extraordinaria. Aunque nos arrebató Torremolinos, todavía no ha conseguido la junta romper la ciudad lo suficiente, aunque lo intenta en el Palo, donde dos pesebristas de Griñán malmeten contra la unidad, cuando el Palo no ha sido jamás un municipio y ni siquiera existía hace un par de siglos, cuando era una ciénaga que llegaba de Jaboneros a Gálica.

Por una simple razón mecánica, el CENTRO DE MÁLAGA ABARCA ENTRE PUENTE LAS AMÉRICAS, ESTACIONES, PASEO REDING, SEGALERVA Y TODO EL PUERTO. Málaga es demasiado grande para centralizar su vitalidad en ocho o diez pequeñas callejas,

La ciudad intramuros es una parque pequeña del verdadero de Málaga. ¿No son centro la Prolongación de la Alameda, avenida Américas, calle Mármoles, Cánovas del Castillo, Muelle Uno, Glorieta de Antonio Molina y demás

LA MINIMINAZIÓN CÉNTRICA DEL AYUNTAMIENTO LE HA LLEVADO A ESTROPEAR DEL TODO LA ALAMEDA PRINCIPAL, INSTALADO UNA HORRIBLE ESTACIÓN DE AUTOBUSES EN SUS ACERAS,

EN LA ALAMEDA PRINCIPAL NO DEBE HABER NINGUNA TERMINACIÓN DE LÍNEA, SOLO PARADAS DE PASO, Y QUITANDO MÁS DE LA MITAD. TAMBIÉN EXISTEN MUELLE DE HEREDIA, ATARAZANAS-HILERA, PROLONGACIÓN Y AVENIDA AURORA, adonde deben ser trasladadas TODAS las cabeceras urbanas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada