viernes, 30 de agosto de 2013

HISTORIA DE MÁLAGA, DE GUILLÉN ROBLES. TORPE Y MAL CONTADA


Guillén Robles, el granadino que escribió "Historia de Málaga y su provincia", fue en mi opinión un gran perezoso intelectual, además de poseer una prosa bastante pobre.

Guillén Robles no especuló ni aventuró explicaciones sobre la desconcertante concentración de dólmenes en la comarca de Antequera, pasó de puntillas sobre la relevante presencia bizantina durante una época esencial de Málaga, casi no indagó sobre nuestro pasado cartaginés ni de la influencia que los cartagineses-fenicios tenían todavía en esta población al principio de la era cristiana y se le “olvidó” destacar las veces que Málaga había sido un reino independiente ni resaltó que este municipio lo reconocía el Imperio Romano como confederado. Como apasionado granadino, tampoco destacó que formamos parte del reino de Granada no demasiado tiempo. Pero lo más insolente de todo fue asegurar que los martiricos no eran malagueños

Los reyes católicos instituyeron el 18 de junio como fiesta mayor y mandaron construir la iglesia de los Mártires, porque los 300 cristianos que quedaron cuando arrasaron Málaga y exterminaron a la población veneraban a los martiricos y cantaban un himno en su honor (conservado en el archivo “Díaz de Escovar” del museo de Artes Populares), en el que se describe el martirio. En este relato rimado se nombra al "rey de Cartago", lo que llevó al granadino Guillén Robles a afirmar que los martiricos no eran malagueños, aunque la tradición en su conjunto deja claro que sí lo eran y que el milagro relatado en el himno ocurrió en la confluencia de Los Ángeles-Guadalmedina. Con su escandalosa miopía intelectual, Guillén Robles no se fijó en que Cartago había sido vencida por Roma mucho antes de la aparición del cristianismo. Cinco siglos antes del martirio de Ciriaco y Paula.

Las instituciones malagueñas nos harían un gran favor si encargaran a unos cuantos buenos historiadores locales la redacción de una “Historia de la Región de Málaga” que pudiera ser un útil instrumento de consulta más culto, riguroso y actual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada