viernes, 28 de noviembre de 2014

LA JUNTA, DICTADURA CONTRA MÁLAGA

Denominar autoritaria a la junta instalada en Sevilla es completamente consecuente.
Llamarla DICTADURA, tampoco es inoportuno: De seis presidentes que ha tenido, el primero y los dos últimos NO FUERON ELEGIDOS POR LOS CIUDADANOS, SINO NOMBRADOS POR EL PSOE.

PERO EN RELACIÓN CON MÁLAGA, la junta ha sido siempre DICTATORIAL.
AHORA, LA JUNTA IMPIDE LA ACADEMIA DEL MÁLAGA Y LA CREACIÓN DE CIENTOS DE PUESTOS DE TRABAJO EN PLAZA MAYOR.

Nuestro problema comenzó el día que Alfonso Guerra dijo: “Málaga se ha desarrollado demasiado, ahora le toca a Sevilla”. Guerra era entonces el verdadero poder dentro del PSOE, el que dictaba órdenes nazis como “el que se mueva no sale en las fotos”. Poco después, prohibió a todos los cargos psoístas que vinieran a veranear en las costas de Málaga.

No mucho más tarde, Guerra inventó la junta de una región que NO ES UNA UNIDAD GEOGRÁFICA NI TAMPOCO DEMASIADO HISTÓRICA, para subvencionar a Sevilla a costa de siete provincias. Sevilla es desde el siglo XIV o XV una ciudad subvencionada. A veces, contra los vecinos, como cuando le robó a Huelva la celebración del quinto centenario. La imposición de la capitalidad sevillana fue muy sibilina, porque el PSOE nos mintió prometiendo un referéndum para elegir la capital, que nunca se realizó.
Ahora no manda oficialmente Guerra, pero su orden y condena contra Málaga continúa vigente. Los psoístas por Málaga (que no malagueños) llevan entregando a Sevilla cuanto se les ocurre desde que este invento diabólico se instituyó. Y la cosa no ha parado, No hace mucho que se llevaron el mando de nuestra Confederación Hidrográfica y ahora, el extremeño Luciano Alonso, nos está expropiando La Cónsula  y quiere llevarse el Festival de Cine de Málaga. Este extremeño lleva decenios siendo muy dadivoso con Sevilla a costa de Málaga.
El último ataque de la conspiración juntera-sevillana contra Málaga, ha sido dibujar (en un despacho, no sobre el terreno) un plano de inundabilidad del Guadalhorce que anula no sólo el PGOUM que la propia junta aprobó, sino que mutila muy gravemente el porvenir de Málaga. Lo que se suma a la prohibición indiscriminada del plan litoral. La orden de Guerra se cumple a rajatabla: EL OBJETIVO ES ACAB AR CON MÁLAGA, QUE DESAPAREZCAMOS.
Sólo podrían dudarlo los pesebristas, los imbéciles, los que no se enteran o los políticos. Bueno, los políticos no lo ignoran, lo saben muy bien porque el día a día es muy expresivo (el alcalde Delatorre dijo una vez que había sido un gran error que Málaga se sometiera a la junta), pero los partidos les mandan callar, porque lo único verdaderamente importante para un político es ganar mucho dinero y vencer en las siguientes elecciones, para seguir ganándolo. Y ahora, el único objetivo del PSOE es engordar infinitamente la burocracia torpe e inútil (pagada mayormente por Málaga), porque es su principal granero electoral en Sevilla. Para ese engorde, tiene que inventar cargos a costa de lo que sea y de quien sea (como la inoperante agencia de aguas, que sólo “manda” en nuestra agua malagueña, porque el Guadalquivir les han prohibido manejarlo)   
SI LOS MALAGUEÑOS NO ECHAMOS A LA JUNTA, ESTAMOS ACABADOS. A JUZGAR POR LOS SÍNTOMAS, TAL VEZ TUVIÉRAMOS QUE ASPIRAR SOLAMENTE A ALGO COMO BALTIMORE, PERO AL MENOS, ASÍ TENDRÍAMOS NUESTROS INTERESES EN NUESTRAS MANOS.
Colabore con el CLUB BELLAS ARTES MÁLAGA
malagaviva@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada