sábado, 15 de noviembre de 2014

SOMETERNOS A LA JUNTA SEVILLANA FUE UNA DECISIÓN RUINOSA PARA MÁLAGA.


 Esta autonomía, en concreto, fue reivindicada  e impulsada contra natura por el PSOE de González y, sobre todo, Guerra, para beneficiar a Sevilla y que así se apropiara esa ciudad (que nunca en tres mil años ha mandado sobre la libérrima Málaga) de los recursos de otras siete provincias.

Aunque no se había cumplido unos de los preceptos legales de unanimidad, porque Almería votó en contra, obligaron a Suárez a llevar adelante este invento que sólo tenía para ellos una impresentable motivación papanatas.

El prometedor futuro de Málaga en 1979 fue detenido y saboteado por Alfonso Guerra, que prohibió a sus afiliados veranear en la costa de Málaga y sentenció a la ciudad de Málaga con aquel histórico: "Málaga se ha desarrollado demasiado; ahora le toca a Sevilla". Ignoraba Guerra muchas cosas (aunque se jacta de su “cultura” barriobajera), y una de las que más ignoraba era que mandando que Málaga se empobreciera, condenaba a la pobreza general a la autonomía que inventaba por razones localistas-narcisistas-sevillistas. 

El tamdem sevillano González-Guerra mandó detener Málaga específicamente para que se desarrollase Sevilla, lo cual es una soberana estupidez según demuestra la experiencia en todo el mundo, especialmente en California; y, además, Sevilla no ha seguido la senda que ellos pretendían (igualarla con Barcelona), porque las metrópolis avanzadas no se construyen a base de borracheras, juerga y corrupción
 
Málaga es forzada a entregar a la junta el TRIPLE
de lo que recibe.

SI EL ALCALDE DESEA QUE MÁLAGA CUMPLA OBJETIVOS DE MODERNIDAD Y PROSPERIDAD TECNOLÓGICA, LA PRIMERA CONDICIÓN -ineludible- SERÍA SALIRNOS DE LA AUTONOMÍA SUBDESARROLLADA DE LOS SEVILLANOS, TORPE, INOPERANTE, CATETA Y GRAVEMENTE INJUSTA CON LOS MALAGUEÑOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada