domingo, 10 de mayo de 2015

ENCUESTAS, MARÍA GÁMEZ Y LA LÓGICA

Hoy domingo 10 de mayo los tres periódicos que salen en Málaga (que no malagueños) publican encuestas acerca de nuestra intención de voto en las municipales del día 24.

Destaca en todos ellos (unos más mentirosos y manipuladores que otros) el brutal hundimiento del PSOE. Es de suponer que ni la gestante Susana, ni el tambaleante Sánchez ni el aspirante local a Goebbels se explicarán qué puede haber pasado, si ellos ven las cosas tan claras, Pero no se puede ver nada claro en estas cuestiones si uno no lo contempla todo en perspectiva.

Málaga mantuvo en la alcaldía 16 años a Pedro Aparicio, a pesar de que ese nefasto alcalde, con la posterior “ayuda” de Luciano Alonso, desmantelaron completamente la Málaga institucional para regalársela a Sevilla. La Málaga ambiciosa de los años 70 (a la que los bancos anunciaban la capitalidad de la mitad sur de España), pasó a convertirse en una aspirante a aldea insignificante, por decisión, actuación y agresiones del PSOE, a partir de una orden emitida por el todopoderoso y omnipotente Alfonso Guerra: “Málaga se ha desarrollado mucho; ahora le toca a Sevilla” y “Ningún cargo del PSOE veraneará en las costas de Málaga”. A pesar de estas destructivas y empobrecedoras decisiones antimalagueñas del PSOE, los malagueños, engañados y pisoteados, sostuvimos a ese señor madrileño-catalán durante 16 años en la alcaldía.


El siguiente candidato del PSOE fue un señor que había nacido en Málaga, pero se llamaba Martín i Toval según sus tarjetas. O sea, más catalán no podía ser, y era un destacado miembro del PSC. Obtuvo 5 (CINCO) escaños

Desde entonces, el PSOE actúa en Málaga como si los malagueños continuásemos tan ciegos como en los años ochenta. No le importa herirnos, jodernos ni empobrecernos, ni seguir su proyecto de convertir a Málaga en una aldea para que Sevilla relumbre.

La tercermundista junta del PSOE nos agrede con planos de inundabilidad manipulados para que no construyamos, nos prohíbe crecer hacia el norte, desbarata presupuestaria y funcionalmente nuestra sanidad, agrede a nuestra universidad, nos mantiene como la ciudad peor dotada en camas hospitalarias, suspende calladamente obras a la mitad, como la Carretera de Arco, no cumple su compromiso de instalarnos la biblioteca, posterga infinitamente servicios esenciales, no realiza importantes y hasta trascendentales sondeos arqueológicos (Ccrro del Villar, La Araña y La Tortuga, que están paralizados y acabarán desmoronándose) sabotea nuestros intentos de desarrollo (movidos por la envidia, porque los sevillanos sólo se emborrachan), prohíbe que Málaga sea la ciudad de gran afluencia turística QUE ES,  a pesar del PSOE y la junta tercermundista.

A despecho de todo esto, a despecho de que no pueden ponerse más caretas porque ya conocemos sus garras y orejas de lobo que quiere devorarnos, el PSOE continúa proclamando que ellos son la esperanza y la justicia, y llevan proponíéndonos como alcaldesa, varias elecciones, a la señora María Gámez.

Nunca nos ha propuesto el PSOE un candidato a alcalde malagueño. El único que había nacido aquí, Martin i Toval, no conocía Málaga ni de oídas. María Gámez proviene de una familia malagueña, pero nació en Cádiz, vive en Mijas y habla alemán con sus hijos. Para poder optar electoralmente en Málaga, mantiene un piso en el paseo marítimo de Poniente, lo que prueba su potencia económica. Todos sabemos (porque lo ha dicho muchas veces) que algunas de sus primeras medidas -en el imposible caso de convertirse en Alcalda-, sería cerrar el Pompidou, el Thyssen y el Museo Ruso y desechar el proyecto del bulevar del AVE.

El PSOE que nos desmantela, el PSOE que obstaculiza nuestro desarrollo y que nos propone candidatos como Martín i Toval o María Gámez no puede extrañarse por hundirse en Málaga.


Los Martiricos lo saben. 

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada