domingo, 29 de marzo de 2015

CUIDADO,. NO VAYAMOS A JODERLA

El sábado, durante la inauguración del Centro Pompidou de Málaga, dijo Rajoy que “Málaga es la punta de lanza del desarrollo de España”.

¿Quién lo hubiera dicho cuando, allá por 1994, la gente escupía al pasar Pedro Aparicio por el parque y le llamaban “de tó”? Pedro Aparicio obedeció desde el principio la orden del PSOE de desmantelar Málaga y saquearla para llevárselo todo a Sevilla. Durante 16 años no paró el PSOE de quitar a Málaga organismos, instituciones y hasta empresas, para llevarlas a Sevilla. No contento con eso, el PSOE y la junta maquinaron reducir el municipio de Málaga (para que no le hiciera sombra al de Sevilla), quitándonos Torremolinos, lo que representó un tremendo quebranto económico, seguramente por culpa de los propios malagueños, ya que habíamos consentido que nuestra industria hostelera (la normal de una capital de nuestro tamaño) se concentrara exclusivamente en la barriada y cuando nos tocó decidir dónde situar el palacio de congresos por ser la capital, decidimos estúpidamente que se construyera en Torremolinos. Hasta decidimos tontamente llamar Torremolinos a nuestro antiquísimo club de campo y de golf.


El proyecto del PSOE respecto a Málaga siempre ha sido reducirla a la mínima expresión. Hasta proyecta el PSOE muy seriamente eliminar las provincias y reconocer las comarcas como divisiones políticas. Por lo tanto, Málaga sería reducida a la condición de una simple capital comercial. Para lograr tales fines, ladinamente el PSOE estableció que nunca presentaría a un malagueño como cabeza de lista en Málaga (el último, Luciano Alonso, extremeño y gravísimamente depredador de Málaga a favor de Sevilla). Para alcaldesa, nos proponen ahora a María Gámez, gaditana residente en Mijas, a quien la presidente ex concejala apoya entusiásticamente, porque necesita en la alcaldía de Málaga una cómplice que nunca se queje por los daños que la junta nos inflige deliberadamente.


SI NO NOS ANDAMOS CON CUIDADO, PODRÍAMOS TRUNCAR ESE NUEVO DINAMISMO MALAGUEÑO QUE APENAS RECOMIENZA (desde la debacle de nuestra riqueza industrial del XIX). Hay que pensárselo muy bien y decidir dónde nos conviene estar.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada