domingo, 8 de marzo de 2015

LA DIGNIDAD DE LOS MALAGUEÑOS EXIGE IMPEDIR QUE NOS TRATEN COMO IMBÉCILES.

Málaga necesita imperiosamente librarse de la pesadilla cuanto antes. Es cuestión de vida o muerte terminar con las mentiras, la chapucería, la marginación, la injusticia, el robo continuado y el cinismo. Nuestra dignidad nos exige impedir que sigan tratándonos como si fuéramos imbélices.


Los malagueños venimos votando poco en esta clase de elecciones, porque sabemos cuánto abusan de nosotros; en cambio, los que se benefician de nuestros esfuerzos y nuestro dinero, votan gozosamente. ASÍ NOS VA.

Todos estamos de acuerdo en que esto no tiene arreglo si no lo arreglamos nosotros. Con objeto de empezar a vislumbrar caminos viables para Málaga, tenemos que ir a votar masivamente.


Hay que asegurarse de que nos oigan.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada