domingo, 12 de febrero de 2012

La junta aún no ha iniciado las obras en Antequera pese a estar elaborado el plan definitivo desde 2009

Un proyecto estrella sin primera piedra

El Centro Ambiental de Andalucía se anunció a bombo y platillo hace seis años



En octubre de 2006 la Consejería de Medio Ambiente anunció como uno de sus proyectos estrella la construcción del Centro Ambiental de Andalucía en una finca de Antequera de su propiedad llamada La Alhajuela. Más de cinco años después ni siquiera se ha puesto la primera piedra de la infraestructura pese a que en 2009 ya estaba el proyecto definitivo elaborado. No en vano, hace dos años, la entonces delegada provincial de Medio Ambiente, Remedios Martel, ya vaticinó que la infraestructura tenía que esperar a «a otros mejores momentos» debido a la crisis económica.
El Centro Ambiental de Andalucía vuelve a estar ahora en el candelero, ya que el Partido Popular llevará al pleno ordinario del Ayuntamiento de Antequera el próximo día 20 una moción para instar a la Junta de Andalucía a que construya el complejo medioambiental, según anunció el portavoz del Grupo Municipal Popular, Ángel González. «Desde 2009 no se sabe nada del proyecto», matizó el también concejal popular Andrés Calvo, quien ha sido el encargado de elaborar la moción.
El Centro Ambiental de Andalucía ha sido un objetivo de la Consejería de Medio Ambiente en la última década. No en vano, en 2003 ya mostró su interés por construir la infraestructura en los terrenos de la Peña de los Enamorados, que deberían ser expropiados para este fin. Sin embargo, el proyecto adquirió más envergadura y la Junta de Andalucía decidió trasladar su iniciativa a una finca de su propiedad situada en las proximidades de El Torcal de Antequera.
De esta manera, en octubre de 2006 la entonces consejera de Medio Ambiente, Fuensanta Coves, acompañada por los responsables en aquella época de la Delegación del Gobierno andaluz, José Luis Marcos; la Delegación Provincial de Medio Ambiente, Ignacio Trillo, y la Alcaldía de Antequera, Ricardo Millán, anunció en Málaga a bombo y platillo la construcción del complejo medioambiental en 20 hectáreas de la finca.
La infraestructura, presupuestada inicialmente en 20,5 millones de euros, se presentó así como un proyecto estrella de la Junta de Andalucía que iba a estar operativo en la primavera de 2008. No obstante, en 2009, el Gobierno andaluz hizo un reajuste del proyecto para eliminar un vivero que se había previsto en las instalaciones, reduciendo el presupuesto a 18 millones de euros.
Flora y fauna
De esta manera, el complejo medioambiental que tenía como objetivo preservar la flora y la fauna andaluza, contaría finalmente con un vivero de plantas escayoladas (aquellas que van a ser transplantadas a una mejor ubicación para su desarrollo), un edificio principal, otro de propagación vegetal, el Centro de Análisis y Diagnósticos (CAD), el Centro de Recuperación de Especies Amenazadas (CREA) y un Centro de Documentación Ambiental.
El vivero que desapareció del proyecto iba a ocupar 86.000 metros cuadrados para reproducir entre un millón y dos millones anuales de plantas. Además, iba unido a un banco de germoplasma, en el que tendrían cabida a modo de reserva todas las especies que estén en peligro de extinción; una era de cultivo en la que se producirían semillas de todas las especies y un laboratorio de micorrización.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada