martes, 12 de junio de 2012

ANTE LOS INCUMPLIMIENTOS DE LA JUNTA... El alcalde pagará la apertura de las calles cerradas por el metro

El Ayuntamiento plantea a la Junta colaborar «a fondo perdido» para rematar los «últimos detalles» en la avenida Juan XXIII y Cómpeta «No podemos permitir que los vecinos y los comerciantes sufran más las consecuencias de los retrasos del metro cuando las obras están prácticamente finalizadas y con muy poco esfuerzo se pueden terminar». El alcalde, Francisco de la Torre, mostró ayer su predisposición en colaborar económicamente -incluso «a fondo perdido»- con la Junta de Andalucía para que la ciudad alcance la puesta en servicio de las líneas 1 y 2, conectadas en «U», en febrero de 2013, tal y como se estimaba hace tan solo unas semanas. La prioridad, enfatizó el edil, es la reapertura al tráfico de la avenida de Juan XXIII y la calle Cómpeta, «donde quedan detalles, aunque esenciales para que la zona recupere la normalidad». De la Torre manifestó que así lo había trasladado a la consejera de Fomento y Vivienda, Elena Cortés (IU), el pasado viernes de forma telefónica, cuando además, dijo, solicitó una reunión para hablar sobre ese tramo del suburbano, Callejones del Perchel y las ayudas de rehabilitación de viviendas, entre otros asuntos. «Insistí en nuestro ofrecimiento total de colaboración para que la apertura de estas calles sea cuanto antes. Podemos instalar los semáforos necesarios o montar la señalización vertical, si la Junta va a tardar en estas tareas demasiado tiempo el Ayuntamiento podría resolverlo en cuestión de días. Todos tenemos que colaborar cuando vecinos y comerciantes lo están pasando mal», destacó el regidor, tras reconocer su preocupación porque la falta de liquidez posponga por segunda vez la puesta en funcionamiento del metro. Respecto a la reunión entre ambas administraciones, De la Torre aseguró que no ha recibido respuesta, pero la consejera sí le ha agradeció su interés por colaborar con la infraestructura. «Quizás necesite unos días para ver la disponibilidad económica de la Junta pero le pedí que fuera rápido, sobre todo en Juan XXIII y la calle Cómpeta (Portada Alta), donde las obras del metro están prácticamente finalizadas», sostuvo. El impulso final a Cruz de Humilladero debe ser «inminente» según el primer edil que incluso planteó una ayuda económica a fondo perdido «siempre que sean cantidades moderadas». «Quedan cuatro detalles para que todo vuelva a la normalidad en estos barrios, después seguirá el trabajo bajo tierra. Por cuatro señales de seguridad, un semáforo y detalles menores no pueden dejar la zona como está ahora mismo», subrayó De la Torre, que afirmó no conocer con exactitud «esos flecos» en los que podría colaborar el Consistorio. Más complejo será Callejones del Perchel y la estación Guadalmedina, auguró De la Torre, donde la administración autonómica ha reconocido que no dispone de financiación para afrontar estos trabajos. «Si no va haber dinero para terminar queremos que se vuelva a la normalidad, pero si hay dinero hágase cuanto antes», reiterando que el Ayuntamiento está dispuesto a hablar sobre ello y sugirió el cierre de los tajos. Protestas en El Perchel El nuevo parón en el tramo del Centro y la falta de garantías de continuidad motivó la semana pasada varias manifestaciones de vecinos y comerciantes, que seguirán sufriendo el colapso de las obras del metro por tiempo indefinido. Por ello, el alcalde pidió rapidez. «Hay que conseguir que los ciudadanos confíen en las administraciones públicas, ya sea Junta o Ayuntamiento. Esta actuación es un bien común para todos», Por su parte, fuentes de la Consejería de Fomento de la Junta confirmaron ayer que el pasado viernes la consejera, Elena Cortés, llamó al alcalde, y aunque no dieron detalles de la conversación, sí recalcaron que ésta fue cordial y en la línea de colaborar para resolver las cuestiones pendientes del metro «con la mayor celeridad»

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada