viernes, 15 de junio de 2012

MÁLAGA NUNCA DEBIÓ SOMETERSE A SEVILLA


MÁLAGA NUNCA DEBIÓ SOMETERSE A SEVILLA

Cuando se fundó la junta y Fernández Viagas nos mintió diciendo que el PSOE convocaría un referéndum para decidir la capital, fuimos muchos (en Málaga y en Madrid) los que alertamos de la inconveniencia de situar la capital en Sevilla.

La sociología sevillana es muy particular. Compuesta a partes iguales por descendientes de lacayos y siervos portugueses, no hay en el mundo una población más narcisista y egocentrista. “Lo mejó der mundo”… es la frase ignorante de quienes no han visto el mundo ni por el ojo de una cerradura.

Una ciudad como Sevilla no es capaz de ejercer la equidad ni la generosidad que requiere capitalizar extensas regiones. Los malagueños bien informados ya sabíamos en 1978 lo que iba a pasar. No tardaron nada los funcionarios de la burrocracia sevillana en comenzar a venir con enojosa frecuencia a llevarse instituciones y organismos de Málaga, reclamándonos… ¡solidaridad con Sevilla!.. Cuando Sevilla es la población más insolidaria del mundo.

Qué Málaga haya sido postergada, desmantelada y zancadilleada durante 30 años es algo que sabíamos que pasaría.

PERO ADEMÁS, MÁLAGA NO SE ENCUADRA EN LA DEFINICIÓN DE ANDALUCÍA QUE ESTABLECE EL ESTATUTO… “Valle del Guadalquivir y la sierra Bética”
Málaga es penibética, alboranesa y levantina. Habría sido más ajustado a la realidad encuadrarnos en una región Sudeste, que abarcase Murcia, Alicante, Almería, Las Alpujarras y Málaga. Málaga, Alicante y Murcia son muchísimo más parecidas entre sí que Málaga y Sevilla.

Lamentablemente, el pueblo de Málaga viene siendo manipulado por una clase social (un alto porcentaje del Este) que desprecia lo malagueño. La clase a la que pertenecen Aparicio, Villalobos y De la Torre hallan que Málaga es merdellona y soez. Por ello, luchan a brazo partido contra nuestras señas de identidad y nuestras tradiciones. Eliminaron la que ha sido nuestra fiesta mayor durante 1.700 años, los Martiricos Ciriaco y Paula. Lucharon contra los júas, que fueron desterrados a la playa, donde celebran una fiesta con nombre espurio, “moraga” donde se consumen espetos. La moraga no son los espetos, sino un muy tradicional plato malagueño de sardinas con tomate.

A cambio de desposeernos de nuestras señas, nos han colonizado con lo sevillano. Han contribuido a la desaparición de nuestras tradiciones, folclore, artesanías y sentido de la vida. Hasta han creado (por supuesto, en la Caleta) ¡una hermandad del Rocío!

Málaga necesita encontrar de inmediato su propia vía.

Escribe a … malagaautonoma@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada