lunes, 21 de octubre de 2013

De tanto lamernos las heridas en Málaga, nos olvidamos de comer.

SIN APENAS O NINGUNA INVERSIÓN, 
EL AYUNTAMIENTO Y LA DIPUTACIÓN PODRÍAN ENCABEZAR UNA FANTÁSTICA DINAMIZACIÓN DE MÁLAGA Y SU PROVINCIA.

Bastaría con aplicar muchas ideas sencillas que les ofrecen (entre otros, yo) sin descartarlas porque no se les han ocurrido a ellos. Pero en vez de eso, se apocan dejándose dominar por el miedo, que es el más paralizante de los sentimientos, el más anulador.

UN TITULAR DE SUR del 2l de octubre de 2013, CUENTA UNA INCREÍBLE INICIATIVA EMPRESARIAL SOBRE VIAJES AL ESPACIO, ORIGINADA EN MARBELLA. Esto me hace pensar (y lo hago hace años), en el caso de Barcelona y Puerto la Cruz, en el Oriente de Venezuela (tierra muy malagueña, por cierto, donde se crían masivamente las uvas malagueñas y se bailan y cantan malagueñas).

Barcelona es la capital de Anzóategui; en algunos sentidos, recuerda a Pontevedra. Muy cerca, en su misma área metropolitana, está Puerto la Cruz. Durante los últimos cuarenta años, Barcelona ha ido quedándose traspuesta mientras Puerto la Cruz, inicialmente un simple puerto deportivo, se lanzaba al futuro y ahora es mucho más importante que su cercana capital, por su dinamismo, economía y creatividad.

Si no reaccionamos, Y LA TRIMILENARIA CIUDAD DE MÁLAGA SE DESCUIDA, Marbella le va a echar la pata por encima, como pretendía Jesús Gil.
Cuando se rodó “Amanecer en Puerta Oscura” en la playa de Fuengirola, había sólo unas cuantas casas de pescadores; con ocho años, fui extra en esa película como hijo de un redero. Antes que a Fuengirola, nos llevaron a Marbella (tal vez no decidían las localizaciones con tanta antelación). Recuerdo nítidamente la casa de un pescador donde me dieron de beber; la vivienda más cercana, casi una cabaña, estaría a unos cincuenta metros, en el centro del mogollón actual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada