viernes, 4 de octubre de 2013

ESTA AUTONOMÍA NO DURARÁ.


Andalucía tiene que ser bicéfala 
Málaga/Sevilla 
o no será...

FUIMOS MUCHOS LOS QUE EN 1980 ADVERTIMOS DE LA INCONVENIENCIA DE REGALAR A SEVILLA LA CAPITALIDAD.

La idiosincracia de los sevillanos capitalinos imposibilita cualquier idea de equidad en el gobierno de otras ciudades, sobre todo si es una mucho más antigua y determinante como Málaga. Por ello, varios periodistas de Madrid y otros de Málaga insistimos durante años en la grave distorsión que se produciría. Pero la junta fue una regalo de Felipe González y Alfonso Guerra a su "patria chica" para que fuese como Barcelona, a costa de otras siete provincias, y no hubo manera de que nadie hiciese entrar en razón al dúo folclórico González-Guerra, que forzó las leyes y obligaron a Suarez a aceptar esta autonomía a pesar de que Almería y Jaén habían votado en contra. Pronto se desenmascararon: el 5º Centenario tenía que celebrarse en Huelva, y ellos lo robaron a Huelva para regalárselo a Sevilla; como el AVE, que lo lógico habría sido dirigirlo a Francia.

Consecuentemente, y por las consignas del PSOE, Sevilla manipula la autonomía como un banquete familiar presidido por una madrastra, según distribuye los presupuestos; aunque Sevilla tiene una población equivalente a la de Málaga, la madrastra le da a Sevilla el solomillo, y reparte porciones pequeñas de piltrafa a las demás, indigestas porciones iguales, sin distinguir a Jaén de Málaga.

AL PRINCIPIO, ALFONSO GUERRA IMPUSO EN MÁLAGA A UN ALCALDE PARACAIDISTA QUE APENAS CONOCÍA LA CIUDAD, ENCARGÁNDOLE QUE DESMONTASE TODO PARA LLEVÁRSELO A SEVILLA. Así lo obedeció Pedro Aparicio: todas las semanas venían funcionarios de esa junta tercermundista a exigir a Aparicio que contuviese la indignación popular de los malagueños por lo que venían a robarnos. Curiosamente, lo último que nos ha quitado Sevilla, la Confederación Hidrográfica, ha sido bajo el mandato de un alcalde del PP, cuyo líder regional exigió que eliminasen nuestro metro para invertir en Sevilla

NO PODEMOS ESPERAR UN TRATO MÁS JUSTO QUE EL DEL PSOE POR PARTE DEL PP, NI TAMPOCO DE LOS SOVIÉTICOS (que ahora proponen otro paracaidista para la alcaldía) NI DE LA VASCA. Los políticos jamás son idealistas, son posibilistas, y la realidad es que impera en esta autonomía la dictadura de un pueblo pequeño que esquilma a los demás, la gran mayoría, y así seguirá hasta se rompa. PORQUE SE ROMPERÁ. Hace poco, he tropezado aquí en dos ocasiones con sevillanos que afirmaban que “Estoy en Sevilla”. Ante mi respuesta de que “Estamos en Málaga y a mucha honra, y a Sevilla que le den”, todo el autobús donde íbamos prorrumpió en aplausos.

Salvo que nos hayamos convertido en corderos autómatas, esto no podremos resistirlo mucho más. Las taifas de Málaga y Almería crecerán sin parar. También las de Granada y Huelva.

Sevilla acabará siendo una gran capital de nada.

MÁLAGA, LA PRIMERA EN EL PELIGRO DE LA LIBERTAD.

VIVA MÁLAGA LIBRE DE TIRANÍAS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada