sábado, 20 de septiembre de 2014

EL RETIRO DE MÁLAGA, DONDE SE NOS PROHÍBE RETIRARNOS


 
Tenemos en Málaga un parque del que no se habla. Es una finca de recreo del siglo XVII, propiedad de un hijo de Felipe IV que fue obispo de Málaga, Alonso Santo Tomás. No podemos visitarlo y las autoridades lo “esconden”, a pesar de que es uno de los jardines clásicos más importantes de España.

Del obispo-príncipe pasó a otros propietarios nobles, que enriquecieron el jardín, hasta hacerlo comparable con la Granja de San Ildefonso. Pero ahí está, escondido, como avergonzándose de ser tan bello y espectacular, escamoteado por las autoridades. No extraña este escamoteo, puesto que el ayuntamiento denomina al parque Virreina “periurbano”, no pudiendo ser más urbano puesto que linda con cuatro barrios: La Palma, La Palmilla, Virreina y Concepción. Prono; “periurbano” es una artimaña para no ocuparse de él, a pesar de que bien acondicionado podría render enormes beneficios al ayuntamiento y, por supuesto, a la ciudad.

Como una especie de Versalles, pero más antiguo, el parque del Retiro malagueño posee fuentes, cascadas, esculturas, canales navegables e infinidad de maravillas, que a ver quién y cómo las conservan.

Hay mucho que reivindicar en Málaga,
pero el parque del Retiro es una muy significativa.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada