jueves, 2 de abril de 2015

LA JUNTA INSISTE EN QUE LOS MALAGUEÑOS TOLEREMOS QUE NOS ECHEN EL ALIENTO EN EL COGOTE.

Desde hace 34 años, la dictadura sevillana insiste en lo mismo. Los malagueños debemos someternos, aceptar todos sus intentos de jodernos.

Sólo hay que examinar la lista de asistentes a la inauguración del Centro Pompidou, para comprender el ánimo con que la dictadura sevillana aborda los asuntos de Málaga, y el cabreo infinito que recorre los despachos sevillanos porque tengamos aquí ese museo.

Luciano Alonso, el gran depredador que lleva decenios saqueando Málaga para dársela a Sevilla, ha conseguido desbaratar La Cónsula (la escuela de hostelería más importante por estos pagos), a fin de someterla a los dictados de un despacho sevillano, donde -como en todos los demás- predomina la corrupción borracha que campa por toda esa dictadura pervcrsa y venenosa. El ayuntamiento de Málaga debe expulsar a la cónsula junterizada de nuestro palacio de La Cónsula.


Luciano Alonso lleva decenios obligándonos a los malagueños a ponernos de rodillas ante los desafueros de la junta. La ex concejala y presidente en funciones, no para de indicarnos que hay que obedecerla sin rechistar, y para ello lamenta que los malagueños nos quejemos cuando ella nos jode y trata de colocarnos en la alcaldía a una cómplice que no rechiste, se achante y diga “sí buana”. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada