martes, 7 de abril de 2015

MÁLAGA PUDO DESAPARECER CUANDO TUVIMOS UN ALCALDE DEL PSOE

La constancia de que el PSOE desprecia a los malagueños es muy antigua, puesto que se basa en el hecho evidente de que nunca, desde 1978, nos propone candidatos malagueños como cabezas de lista. Seguramente, para asegurarse de que tales alcaldes O ALCALDESAS PONGAN EL CULO CADA VEZ QUE QUIERAN ROBARNOS ALGO PARA SEVILLA.

Lo último: Heredia y sus siete sabios, nos han obligado a mandar de nuevo como primer parlamentario dc Málaga al extremeño Luciano Alonso, que es la persona que más gravemente ha ejecutado -en décadas recientes- el saqueo de Málaga a favor de Sevilla, ordenado por el PSOE. Todos los candidatos del PSOE a alcalde han sido foráneos y el primero, que mandó en Málaga DIECESÉIS RUINOSOS AÑOS, era una mezcla rara de leonés, madrileño y catalán, que no sólo no conocía Málaga y se equivocaba gravemente en sus apreciaciones, sino que la despreciaba profundamente, según sus propias palabras escuchadas en primera persona.

Desde el comienzo de su mandato, comenzó la sangría de organismos, instituciones y empresas que desmanteló la Málaga oficial, dejándola al nivel aldeano de ahora. Y la cosa sigue, como sabemos; no hace tanto que el PSOE se llevó la Confederación Hidrográfica y ahora, el extremeño Luciano Alonso está saboteando y poniendo las bases para que nuestra escuela de Hostelería, una de las más importantes de España, se convierta en un insignificante departamento subsidiario de una escuela instalada en la corrupción borracha de Sevilla. 

En los tiempos de aquel alcalde del PSOE, un periodista observó la frecuencia con que  visitaban funcionarios del PSOE sevillano la alcaldía, con la presión mantenia durante 16 años para que ese alcalde contuviera la indignación malagueña por lo que nos estaban empobreciendo. Escamado, el periodista preguntó a ese alcalde cómo era posible que se prestara a saquear Málaga de aquella manera. El alcalde del PSOE respondió: TENEMOS QUE SER SOLIDARIOS CON SEVILLA. Después de jodidos, agradecidos. La Málaga que estaba siendo saqueada tenía que ser solidaria con la ciudad más insolidaria del mundo, la más narcisista y presuntuosa, la más egoísta y egocéntrica, la que lleva 34 años robándonos una parte muy considerable de nuestros recursos.

A ese alcalde, en vez de maldecir su recuerdo, le han otorgado recientemente toda clase de honores. “Cosas veredes, Sancho”.


Las madres malagueñas deben enterarse de que el PSOE imposibilita el porvenir de sus hijos, por su afán de beneficiar a Sevilla. Si Málaga no se libra primero de Heredia y el PSOE y, a continuación, de Sevilla, su sabotaje y maquinaciones, estaremos perdidos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada