viernes, 6 de enero de 2012

Si no nos libramos de la junta… MÁLAGA CAPITAL MORIRÁ.



Desde su instauración, la junta fue descaradamente antimalagueña. La junta fue fundada, de manera bastante irregular, por dos sevillanos que pretendían que su ciudad pudiera competir e, inclusive, superar a Barcelona.

Tan descarado e indisimulado era el propósito de esos dos sevillanos, que durante el proceso, Alfonso Guerra declaró:

“MÁLAGA SE HA DESARROLLADO DEMASIADO; AHORA LE TOCA A SEVILLA”.

Declaración de guerra a Málaga que los psoístas de Málaga (foráneos todos los más relevantes) simularon no haberla escuchado. Dispuestos a defender sus privilegios antes que cumplir su mandato constitucional de defender y proteger a Málaga. Esos psoístas foráneos, que ni siquiera tenían verdadero arraigo malagueño, consintieron el desmantelamiento institucional de Málaga, en una escala destructora que todavía sigue: Ha pasado poco tiempo desde que se llevaron a Sevilla nuestra Confederación Hidrográfica.

No es lo único que ha venido practicando el Psoe para favorecer a Sevilla. Contra toda lógica económica y social, llevaron a Sevilla el primer tramo del AVE, en lugar de a Barcelona. Robaron a Huelva la celebración del quinto centenario del descubrimiento de América, y lo plantaron en Sevilla, para programar una expo que la justicia y la lógica hubiera exigido celebrarse en Huelva.

Ahora, parece que la junta pudiera cambiar de manos políticas, pero tal situación no debe conformarnos a los malagueños. Más que las “grandes políticas”, lo que determina el maltrato y la marginación de Málaga es la práctica cotidiana de la mega-burocracia instalada en Sevilla. Esa burocracia, formada mayoritariamente por sevillanos o por catetos pelotilleros de los sevillanos, es la que determina la marginación de Málaga. El asunto es tan grave, que en las “enciclopedias” que la junta patrocina, destacan el aeropuerto de Sevilla y ni mencionan el de Málaga (que es, a gran distancia, el más importante del sur). Esa burocracia, hostil y desatenta con Málaga, no se toma siquiera la molestia de comprobar lo que nos concierne. En una guía turística de Andalucía que patrocinó la junta en una revista, pusieron una foto panorámica de Alicante diciendo que era Málaga.

Esa burocracia, pesebrista y ombliguista, impedirá cualquier cambio en el trato a Málaga, por mucho que lo quisiera un partido distinto encaramado a la presidencia de la junta. Porque el día a día en la elaboración de presupuestos y estrategias, lo determinan los burócratas enemigos de Málaga.

NO TENEMOS MÁS SALIDA QUE FUNDAR LA AUTONOMÍA MALAGUEÑA.

VIVA MÁLAGA LIBRE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada