domingo, 18 de diciembre de 2011

EL CACHONDEÍTO JUNTERO CON METRO-MÁLAGA


La “apuesta” (neologismo con que los psoístas denominan los proyectos) juntera por el metro-Málaga se puso en marcha el años 2000.
Once años después, la fecha de inauguración de las dos líneas “enfrangolladas” no aparece en el horizonte de lo previsible. Ni todos los tarotistas del mundo juntos podrían señalar una fecha aproximada. Llevamos ya ni recordamos cuántos años con la Prolongación de la Alameda medio cerrada al tráfico, los Callejones destrozados, la Plaza Solidaridad hecha unos zorros y la avenida de las Américas convertida en una calle zambiana.

Ahora, junto al anuncio de “liberar” algunas calles, se nos dice que van a emprender el tramo de la Alameda Principal. El cabezón nos martiriza entregando comunicados a la prensa cada vez que se simula avanzar un poco, como por ejemplo, barriendo las obras de una estación.

Pero ante la expectativa de abrir una zanja en la Alameda, cuentan que nuestros enemigos los funcionarios sevillanos se frotan las manos, calculando los años que la Semana Santa de Málaga se verá deslucida sin pasar por la Alameda. AL MENOS TRES O CUATRO AÑOS, SI ATENDEMOS LOS EJEMPLOS DE LA EXPERIENCIA.
¿POR QUÉ LAS OBRAS DEL METRO-MÁLAGA SE HACEN CON TRINCHERAS A CIELO ABIERTO, COMO EN PAÍSES SUBDESARROLLADOS?

En Madrid, usan tuneladoras que abren hasta 600 metros de túnel en un mes, dejándolos listos para instalar las vías y las catenarias. De este modo, líneas de 5 ó 6 kilómetros (como una de nuestras dos líneas) se terminan en ocho o diez meses. ¿QUÉ IMPIDE EL USO DE TUNELADORAS EN MÁLAGA? Posiblemente, somos la ciudad europea peor equipada de grandes vías en relación con nuestra población real (dicen que hay unos 200.000 malagueños no censados). Cada vez que la junta abre una trinchera, nos arrebata un importante porcentaje de nuestra viabilidad de tránsito.
En amplios sectores malagueños se extienda la creencia de que la junta no piensa terminar nunca el metro de Málaga. NO PARECE INVEROSÍMIL. En los momentos triunfalistas de la “apuesta”, aseguraban que el nuestro correría parejo con el de Sevilla. Y ya vemos que es otra de las mentiras de la junta a los malagueños. AHORA, GRIÑÁN, UN EMBUSTERO CONFESO, NOS INUNDARÁ DE PROMESAS EMBUSTERAS, SIN NINGUNA PARTIDA EN LOS PRESUPUESTOS, PORQUE SE ACERCAN LAS ELECCIONES PARA DIRIGIR “SU CORTIJO”
El metro de Málaga sólo avanzará a un rimo razonable cuando consigamos la autonomía regional malagueña y la junta no sea accionista ni siquiera minoritario.
VIVA MÁLAGA LIBRE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada